challas al detalle Misterios

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el Descomposición de tus hábitos de navegación.

82 leguas de delirio submarino, con James Mason y Kirk Douglas; La Maldición de Frankestein, con Yolanda Varela y Ernesto Alonso; Hércules y su reparto de estrellas reunidas en torno a James Dean, Elizabeth Taylor y Rock Hudson; Anita Ekberg en Regreso de la Cielo ; Marilyn Monroe y Sir Lawrence Olivier en El Príncipe y la Corista ; o John Wayne en Más Corazón que Odio, hacían del Teatro Serrano la quintaesencia de la diversión, una proposición que provocaba ciertamente emociones en la concurrencia y que por su bajo precio servía también de escondite, rincón de los enamorados y dormitorio, Interiormente de variados usos poco ortodoxos. En este contexto, Manuel Margen en su rol de encargado de la Colección, y recordando cómo Bancal la vida en esos tiempos, debía cumplir muchas veces el papel del malo de la película: A la galería llegaban gallos curados y se ponían a pelear con la Parentela, a veces tiraban escupos y eso no Bancal permitido. Eso Cuadro global, a nosotros los pelusones nos tenían mala porque decían que éramos porteros malos que no los dejábamos entrar. Una tiempo me tiraron un manzanazo de la Colección de arriba alrededor de debajo, se hizo tirita la manzana, si la Exposición era inscripción. Yo los sacaba con Carabineros para afuera en la centro de la película. Si había boche subía con la linterna y con el paco al lado. Los pacos de antiguamente eran malos, no como los de ahora. Había individualidad que era el paco Marín, no tenía carencia que ver con monos. Estaba el agarradera Beltrán aún, puta que Cuadro malo. Le pegaban las mansas pataditas a los huevones, les sacaba hasta la origen y se los llevaban por el medio de la plaza hasta la comisaría. Andaba harto curado ayer, igual que ahora, pero antiguamente Cuadro mejor la vida para el melipillano, antiguamente había un puro gallo que le hacía al cogoteo.

Por supuesto, el baile y las fiestas sin embargo no serían lo mismo, habían cambiado irreversiblemente. La lapso de 1960: la bisagra y el debilitamiento La término de 1960 es una verdadera bisagra histórica 200 en lo que a cultura popular, movilizaciones y cambios políticos se refiere. Paradójicamente fue aquella en que el Teatro Serrano comenzó su proceso de extinción. Proceso tranquilo, realizado de indecisiones, desidia y cesión, pero asimismo de triquiñuelas y novelescas circunstancias que lo condujeron a su fin, introduciendo en decorado a un personaje secreto en la configuración del Melipilla de la segunda medio del siglo XX. El teatro como disciplina vivía una época privilegiada en la ciudad y en esta tarea el Ateneo Juan Francisco González encontraba una respuesta a la consideración de sus deseos. La presentación de La Casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca y dirigida por Jorge Lillo, puso en Melipilla a un equipo compuesto por Carmen Bunster, María Teresa Fricke, Malú Aldunate, María Cánepa, María Valle y Elga Cristina Laborde. Se trató de un montaje de primer nivel que no iba en beneficio de nadie, es sostener, Cuadro parte de los intentos del Ateneo por tener teatro, pagando una entrada por el simple hecho de presenciar una obra. El éxito fue total y las dos funciones lucieron butacas completas, 200 En Historia del siglo XX chileno: Arqueo paradojal, los autores ocupan esta definición para referirse a esta década: La burbujas social, la transgresión a las costumbres, el desenfreno eufórico por el cambio y un musculoso optimismo y confianza en el futuro, fueron los signos que marcaron la pauta. Fue una época de trastornos en las modas, estéticas, consignas, representaciones y conductas, liderada por sujetos nuevos como los jóvenes y las mujeres en el ámbito de una Civilización de masas que se consolidaba, todo lo cual irrumpió en la vida pública con inusitada magnitud. La decenio se convirtió en una verdadera bisagra histórica. Op. cit. Correa et al., p

Frente a la mole que se levantaba no había quien siguiera de grande. Los camiones, el movimiento, el ruido de chuzos y los gritos de las faenas tenían un espectáculo al inicio del año 1933 con la construcción de una edificación de altas proporciones, que lucía como un sueño en el corazón de aquella ciudad que pretendía celebrar un aniversario más del Combate Naval de Iquique con su nueva alhaja. La idea Bancal concluir la construcción de hormigón y albañilería para el 21 de mayo, pero recién los tijerales de pino oregón estuvieron listos para el 4 de ese mes y la comunidad sacaba a relucir un escepticismo mezclado con fatalidad por la celeridad de la obra. No sea cosa, nos decía un vecino de la entrada hace algunos días, que por marchar tan insustancial la construcción no quede lo suficientemente resistente, y después tengamos que plañir sabe Dios qué desgracia 141, comentaba un anónimo autóctono en la prensa local, con el perfume del descrédito rondando la caridad de los De la Presa. Próximo con la irrupción en los periódicos locales del aberración Hitler que asomaba en Europa y que no Cuadro mirado con malos ojos por cierta prensa Particular una bandera chilena se clavaba en lo suspensión de la construcción hecha con ladrillos cortados en El Llano y concreto Portland. Se festejaban los tijerales de la construcción que tenía 26 metros de frente, ocupaba metros cuadrados y que, de acuerdo al proponer popular, Cuadro obra de progreso y modernización de Melipilla. Por los mismos díGanador, Roberto Urrutia, Director de Obras Municipales, le daba el visto bueno a los planos del teatro, destacando que emplea material de buena calidad El Labrador, 23 de febrero de Certificación del Concejo Municipal, Ilustre Municipalidad de Melipilla, del 28 de abril de Extraída de: El Labrador, 12 de junio de

115 ción. Bancal Carmen Zaldívar, parienta del ex corregidor Alberto González Godoy, relegado en Río Bueno, sur de Ají, por orden de las autoridades militares. Tras la función exitosísima de El Burgués Gentilhombre, Carmen le escribió a su marido. Dolida por el silencio que enfrentó y el aislamiento que contrastaba con aquellos días dulces en que todas las personas se les acercaban, le mencionó: Algunos amigos que tú pensabas tener no me saludaron. Yo, como siempre, digna, pensando mucho en ti, en nuestros hijos. No he dicho nada, pero es bueno que esto pase, porque podemos valorar más el sacrificio que has hecho por la comunidad y esto nos tiene que robustecer como tribu. A pesar de todo, Monchito estuvo brillante 259. Monchito, sobrino de Carmen, Bancal Ramón Núñez, a quien 3 mil personas vieron en tres funciones, una dedicada exclusivamente a escolares, otra de atuendo y una de despedida. En la ocasión fue público hijo ilustre de Melipilla, galardón que se sumaba al que primaveras atrás había recibido, cuando montó La Pérgola de las Flores en el campo del Cuerpo de Bomberos. La punto de Mallea, para ese año, culminaría con un festival de coros organizado por el Colegio Alonso de Ercilla. Habiendo demostrado ser un gran movilizador, alcanzaría una categoría mítica con la presentación del lunes 11 Mayo de 1977, cuando en el Cinematógrafo Palace se presentó el Coro de los Niños Cantores de Viena. Dada la pompa y el honor que sentía la ciudad, la bienvenida estuvo a cargo de Mallea, unido a capitanes y mayores de Carabineros, quienes recibieron primero al embajador austríaco 259 Afirmación de Rosa María González, hija del ex corregidor, respecto de la carta de su origen. Alexander K. Otto, y luego a los menores que arribaron a las 18 horas a la ciudad en un bus que luego los llevó a la casa de la doctora Olivia Roldán de Solís, en cuya morada se levantaron las banderas austríaca y chilena.

5 Waca Waca Waca Waca, vocablo que en Quechua significa toro toro. Danza originaria del Altiplano (Perú - Bolivia), es una graciosa y bella parodia de la Fiesta Brava, en la que los toros, toreros y cholitas elegantemente ataviadas danzan en medio del ruedo, demostrando la firmeza y osadía. Se inspira en la época de la colonia en las corridas de toros, aunque parece tener su origen en origen en la danza de los Ttinti wacas, donde los bueyes o wacas eran utilizados para el trabajo agrípan dulce o Ttinti. Posteriormente la actividad agrítrasero de los bueyes fue siendo sustituida por la de la corrida de toros, de ahí la explicación de la presencia de las lecheras en la danza. Resume en su coreografía la benéfica inmersión del ganadería bóvido a los Andes, acontecimiento importantísimo para la producción agrícola que inició a varias familias Aymaras y mestizas en la cría de reces y la comercialización de su cuajada, carne y cuero. De inmediato la choto y el toro pasaron a formar parte de los rituales Aymaras. Y en algún momento entre la Colonia y la República, los varones se pusieron monteras de cuero, en forma de toro o becerra, mientras las lecheras y carniceras vestían sus mejores polleras para robar al son de una música casi marcial.

134 Tomando en cuenta esta clasificación, se puede sostener que este libro está situado en el nivel microhistórico. En efecto, se buscaron identificar las razones del decadencia y desaparición de los teatros en Melipilla, a través del influjo de los amplios procesos de cambio social y las formas particulares en que los melipillanos, durante el siglo XX, hicieron frente o se adecuaron a dichos cambios sociales. La razonamiento causal del nivel microhistórico, en el cual un proceso amplio condiciona el devenir de una comunidad particular, es especialmente evidente para el caso melipillano con la aparición del primer teatro del siglo XX. En finalidad, el surgimiento del primer teatro melipillano estuvo más perfectamente unido al proceso internacional que significó el gran pantalla, aunque fuera como incremento tecnológico con la masificación del biógrafo y como incremento de una nueva forma de representación artística, es opinar, lo que ahora se denomina comúnmente como séptimo arte. Pues bien, se puede afirmar que el influjo del cinema que aún Cuadro incipiente tuvo incluso mayor intención para la formación del primer teatro que el de la zarzuela, apartado dominante pero en el último cuarto del siglo XIX chileno. Así fue descrito en el capítulo 1, en que los empresarios Francisco Lueje y Ramón Roza, dueños del Biógrafo Royal, al ampliar sus instalaciones de calle Valdés, dieron origen al Teatro Apolo. Además, este teatro generado gracias a la novedad que representaba el cinematógrafo, tuvo un predecesor durante el siglo XX, a enterarse: el Biógrafo Transiberiano, que estando sólo de paso por Melipilla, proyectó filmes durante el año 1907 en la Plaza de Armas de la ciudad. La preponderancia del cine, asociado a los teatros, fue central para el caso melipillano a lo amplio de toda su historia. Tanto Vencedorí, que al último teatro de la ciudad se le denominó, por parte de su dueño José Massoud, Cinema Palace.

102 El protagonista de connotados westerns, compañero de John Wayne y Charles Bronson en la pantalla sobresaliente, se paró equitativamente delante del telón en que muchos de sus filmes habían hecho delirar a las jovencitas que lo veían en carne y hueso con los Fanales llenos de lágrimas. Leo Dan, Los Ángeles Negros, Los Iracundos también protagonizaron shows inolvidables, sazonados asiduamente por la picardía criolla. No importaba cuan famosos fueran, nadie se libraba de la pinche el link azarosa atención que dispensaba el público local. Yaco Monti, popular cantante argentino, con varias portadas en revista Ritmo, mostró su mal humor en las tablas melipillanas. Mientras entonaba qué tienen tus ojos?, de su hit Siempre te recordaré, Héctor Hernández, unidad de los trabajadores del cinema le gritó con feroz vozarrón Lagañas!, provocando la inmediata risotada en el divulgado. El trasandino obvió la broma e intentó seguir, pero cuando iba en la parte que decía qué tiene tu pelo?, y el mismo funcionario, un tipo bromista apodado Tito Cachimba, le gritó Piojos!, el cantante no siguió más. Pidió que se sacara al hombre que le aportillaba el show o él no seguía. Y cuando daba Envés hacia el camarín, raudo y incómodo, pudo conocer que tras las cortinas de terciopelo no había más que ladrillos y cemento. A pesar de romperse la cabecera, siguió cantando. El Palace iba derrota en popa y los niños todavía tenían cabida en las butacas con las visitas de payasos de la tele, como los de Teleminimundo y sus payasos Copucha, Chirolita y Cuchara, en matinal, matiné y vermouth. Transcurridos los dos primeros años del gobierno del presidente Salvador Allá, los problemas de Massoud por fin se habían borrado y aunque no tenía cuitas con ninguna autoridad.

10 en los muros orientados cerca de el sur, por ser los muros más fríos de su sección. Los problemas que se generan con la condensación en general tienen consecuencias graves para su propiedad, sin embargo que mancha y suelta pinturas, daña y despega papeles murales, llegando incluso a la aparición de hongos especialmente en los antepechos de las ventanas que pueden dañar Adicionalmente su salud, corroe en forma progresiva todos aquellos utensilios de metal, tal es el caso de cerraduras y bisagras, griferíVencedor, puertas y ventanas, deteriora gravemente los medios de madera llegando incluso a podrirlos, etc. En Militar, toda su vivienda puede estar expuesta a un serio menoscabo producido por la condensación, que no es un defecto, problema constructivo o de diseño; sino que es un problema derivado directamente del uso del sección y las prácticas comunes de calefacción y ventilación poco adecuadas. Incluso en el caso de las puertas y ventanas de loggias, la condensación daña en el tiempo los marcos que fijan los vidrios. Campeóní asimismo la humedad interior puede resistir incluso a hinchar y trabar una puerta de madera, tanto de ataque a recintos, closet o muebles. 2. Papel mural con hongos correcto a condensación y mala ventilación El vapor de agua llega al ambiente por diferentes medios, pero en el interior de una vivienda aumenta con el vapor que se desprende de los baños, de la cocción de alimentos, el secado y lavado de ropa, de las estufas de vapor o parafina que pudiese vivir el propietario del unidad, las teteras y por los aportes de los habitantes que liberan al respirar.

18 Todas las tinas, lavamanos, lavaplatos y cubiertas de muebles en Militar, tienen un sello de silicona al unirse a otro dato, generando una Asamblea elástica entre ellos. Los sellos son frecuentemente dañados con el aseo diario y el uso de excesivo de abrasivos, iniciándose una filtración permanente de humedad y menoscabo progresivo, principalmente en muebles de madera. Le recomendamos tener cuidado de no dañar los sellos al hacer la pureza y efectuar revisiones periódicas que permitan evitar los daños producidos por la Defecto de este sello, el cual debe ser repuesto por el propietario, a lo menos cada 6 meses. Es importante instruir a todos los moradores de no despedir instrumentos ni objetos al WC, hexaedro que pueden obstruir el sistema de alcantarillado 1.9 CERÁMICAS Los pavimentos de baños, cocinas, loggias y terrazas están recubiertos con palmetas de cerámicas y/o porcelanatos de distintos colores, texturas y tamaños; pero todas con un suspensión en serie de calidad que asegura su durabilidad y resistor en el tiempo; siempre y cuando se sigan los pasos recomendados de mantención y no sufra daños por golpes o caídas de medios. Como motivo de obtener una mejor terminación, entre las palmetas se ha colocado una pasta llamada fragüe que colabora a la impermeabilización del muro o suelo y no cumple ninguna finalidad de unión.

45 Gibson, Eddie Polo y Fred Thomson a verdaderos íconos blue jeans. Por la pantalla del Esmeralda pasaron incluso actrices que en todo el mundo dictaban la vanguardia de la belleza femenina: Joan Crawford, Greta Garbo, Pola Negri, Mary Astor, Marion Dixon, eran verdaderas estrellas de un firmamento que abría límites insospechados para observar el mundo y sus confines. Para los señores se hacía agradable acudir al Esmeralda y tener la posibilidad de ver a estas figuras enigmáticas de sonrisas perfectas, tímidas y arrojadas, dominantes y fantásticas. Para ellas asimismo existía una ventana a un mundo masculino con las producciones estelarizadas por los latin lovers Rodolfo Valentino y Ramón Novarro, protagonista de Ben Hur; y los estadounidenses John Barrymore y John Gilbert. A las cintas de cowboys, comedias y series para niños, como las protagonizadas por el perro Rin Tin Tin, las acompañaban igualmente otras superproducciones épicas, basadas en períodos e hitos históricos y en novelas como Miguel Strogoff y Ana Karenina, estrenadas en 1928 y 1930, respectivamente. La comunidad, acostumbrada a espectáculos teatrales ligados al sainete y al juguete cómico, conocían con el gran pantalla otra forma de hacer comedia, de la mano de actores de un humor reflexivo como Charles Chaplin, protagonistas de comedias en el caso de Reginald Denny, comediantes más físicos como Harold Lloyd, otros netamente gestuales liderados por Lon Chaney, y dos que marcaron época: Laurel y Hardy. Pero, cómo sabían los espectadores qué ver?, de qué modo se informaban, si no existía ninguna reseña u orientación que los guiara en su valentía antiguamente de ir a la boletería? Una forma Bancal ir al teatro ciegamente, poniendo toda su confianza en la Oficina del Esmeralda, y otra Bancal echarse en brazos en el séptimo arte en sí, bajo el entendido que no existían películas que los aburrieran.

El Esmeralda invirtió para contar con características de teatro y mayor comodidad, acogiendo una concurrencia aproximada de 500 personas que entrarían en este sarcófago sable, para inmovilizar el cuerpo y detener el tiempo en la fascinación de aventuras, dramas y comedias que, por ese entonces, salían a borbotones desde Europa y Estados Unidos. Personarse al teatro aunque se había convertido en un rutina para la comunidad. Pasado el séptimo arte como una sorpresa y novedad, y las proyecciones como simples panorámicas de la vida citadina o ejercicios militares, el espectador se veía delante un incesante flujo de cintas en una época donde Hollywood producía en cantidades industriales como nunca lo volvió a hacer 130. La administración del teatro entendió esta avidez de entretención y tuvo en cartelera filmes el mismo año de su producción, como El Circo, de Charles Chaplin, estrenada en Melipilla en 1928, en funciones los díFigura jueves, viernes, sábado, domingo y lunes, en matiné, a las 16 horas; especial o vermouth, a las 18:30 horas; y noche, a las 21 horas. El impacto de estas películas fue importante, porque introdujeron varios aspectos novedosos para la comunidad: dotaron de ídolos a una lozanía que vio en los personajes cowboys de Buffalo Bill, en actores de sombrero y pistola como Tom Mix, Hoot 129 Este alto nivel de producción será cuestionado por Carlos Ossa al desarrollar que dichas obras filmadas en pocas semanas y por realizadores de buena voluntad, menos unas pocas, no eran más que sketches, de ciertos pasos de comedia, que no hacían alentar esperanza de una producción coherente y más o menos significativa. Al respecto: op. cit. Ossa, p En la época dorada del séptimo arte mudo, solamente Estados Unidos llegó a producir 800 películas en un año

59 total ni una permanencia en cartelera, lo que sí lograba, principalmente, la Fiesta de la Primavera y la semana de Melipilla, celebrada en marzo de 1938, y que para 1939 se denominó Semana popular melipillana. Con Pedro Aguirre Cerda en la presidencia y René Jerez ocupando el sillón de la gobernación Específico, el FRAP imponía sus conceptos y festejaba el triunfo electoral por 10 díCampeón. Esa semana se promocionó la Fiesta de la Primavera en Melipilla, San Antonio y Cartagena, y la administración de la velada bufa quedó en las manos de Ernesto Sottolichio, quien se convertiría tres décadas más tarde en un destacado patrón del espectáculo nacional y en un protagonista secreto para la vida del Teatro Serrano. En estas celebraciones un sitio de privilegio lo ocupó la Radiodifusión Telefunken, emitiendo una programación continua que recibía la atención de los paseantes y de Familia que se apostaba en los bancos de la plaza, acostumbrándose a tener música todo el día en una ciudad igualmente tranquila, pero más ruidosa y conmovida por dos razones. La primera, la ira desatada por el sacerdote suplente Alfredo Arriaga con la obra traída por Sottolichio para la velada bufa, y la segunda: un concurso pionero. El clero local despotricó a través del periódico El Labrador contra una cuchitril teatral sobre la vida de un sacerdote, en un show donde Adicionalmente tomó parte el tenor Arturo González, la cantante de operetas Carmen Pardo Douclais, el director de Banda Manuel Contardo, el dúo de guitarras Páez-Plaza, algunos aficionados y el aunque habitual Pepe Rojas, cuya presentación encolerizó al prelado por achuchar a una actor. La respuesta no se hizo esperar. El recitador, y director del personal, Juan de la Rosa, retrucó a través de La País con una extensa misiva.

Al respecto: Cousiño, Carlos, Los rasgos más propios del carácter chileno en Los Chilenos y la Identidad. La UC mira a Pimiento, Santiago de Chile, PUC Ají, 9 de septiembre de Arreglado en: (Revisado en: diciembre de 2011). lo describían los periódicos de la época, debido a la ingesta de pimple, los bailes y sus formas de comportarse: A pesar de que el Software decía que se permitiría el establecimiento de fondas para la cesión de bebidas anti-alcohólicas, hemos presenciado personalmente la altercado que ha sufrido en esto el software y no podemos menos de protestar enérjicamente del Extralimitación. Esas fondas, con su repugnante compañía de hombres y mujeres embriagados, con bacanales impropias de un pueblo civilizado, empañan el brillo de las fiestas patrias y propenden a desgradar el espíritu de nuestro pueblo. Y lo más deplorable aún, es que no solo el roto brilló en esas orgíFigura, sino asimismo personas educadas y menores de permanencia hijos de respetables familias. Con tal motivo se produjeron algunos desórdenes aún en el centro de la ciudad que denigran la Civilización social y ofenden la recatado pública. Tal conducta es mui censurable 85. Entre italianos y españoles, eran estos últimos los que más influencia tenían en la ciudad, dando vida a grandes almacenes, a la banca, a casas de préstamo, barracas, fábricas de gaseosas y distribuidoras de caldo. De esas comunidades que conformaban la élite Particular surge entonces una indigencia. Estaban correctamente los salones para reunirse, las casas y sus salas de estar, pero se necesitaba poco más sobresaliente para alojar operetas, pequeñCampeón obras de teatro y el novedoso biógrafo, algo que por fin sacara los actos públicos y a beneficio de la Plaza de Armas y de las carpas de circo que amablemente cedían las numerosas 85 El Comercio, 24 de septiembre de

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *